Buscar

domingo, 10 de octubre de 2010

Defensa honra a 19 milicianos republicanos

El coronel Díaz Ripoll

Enterrados en Granada 19 carabineros fusilados en 1937

Los 19 de Melegís, que habían llegado a la zona en desbandada tras haber caminado unos diez días desde Málaga y que fueron fusilados de un tiro en la nuca, tienen ahora un panteón en el cementerio municipal

"Los vecinos nos pidieron que se les diera una misa funeral. Es la forma de enterrar en nuestra cultura y lo hemos hecho del mismo modo que enterramos a cualquier persona en nuestro pueblo", explicó el alcalde

AMINA NASSER GRANADA 08/10/2010 Entre el 15 y el 25 de febrero de 1937, diecinueve militares del Cuerpo de Carabineros fueron apresados por las tropas falangistas, fusilados y enterrados en una fosa común en las afueras de Melegís, en el municipio granadino de El Valle. Ayer, 73 años después, sus restos recibieron sepultura.

El funeral por los milicianos siguió el ritual católico. Los restos óseos de cada uno de ellos y las pocas pertenencias que podían llevar fueron depositados en pequeñas cajas de madera, con una cruz tallada sobre la tapa y un número. Nadie conocía sus nombres, ni sus domicilios ni si tenían familia Las pruebas de ADN realizadas tras la exhumación de los restos por la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica (AGRMH), el pasado año, desvelaron que eran muy jóvenes, la mayoría de 16 a 20 años. La identificación de las víctimas ha sido imposible. Pero los 19 sin nombre recibieron ayer una sepultura digna.

Vecinos del municipio trasladaron los restos al interior de la iglesia. Y allí colocaron sobre cada caja una rosa roja. "Estas personas murieron de forma cruenta", dijo el párroco de Melegís al iniciar la misa. "Se merecen esta despedida", agregó después. "Yo no soy quién para imponer a nadie mis creencias pero la historia está ahí. Hemos de sacar experiencia para que no se vuelva a repetir".

La iglesia estaba abarrotada. Entre los asistentes había algunas autoridades provinciales y estaba el subdelegado de Defensa en Granada, el coronel Juan Antonio Díaz Ripoll, y el alcalde de El Valle, el socialista Juan Antonio Palomino. Por primera vez, el Ministerio de Defensa enviaba a un representante a un funeral de milicianos republicanos. Lo había solicitado el regidor. "No hay que olvidar que eran soldados españoles que defendían la legalidad democrática", subrayó Palomino al concluir la misa. Algunos de los que acudieron al acto se preguntaban por qué se había iniciado el entierro con un funeral católico. "Los vecinos nos pidieron que se les diera una misa funeral. Es la forma de enterrar en nuestra cultura y lo hemos hecho del mismo modo que enterramos a cualquier persona en nuestro pueblo", explicó el alcalde.

Un panteón

En la puerta de la iglesia, miembros de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica recordaban el día en que abrieron la fosa. "Vi la tragedia reflejada directamente, podías oler la muerte muy de cerca", comentó el arqueólogo y profesor de la Universidad Francisco Carrión. Junto a los restos óseos, se encontraron distintivos militares, botones, trozos de lápiz, alguna cuchara y munición.

Los 19 de Melegís, que habían llegado a la zona en desbandada tras haber caminado unos diez días desde Málaga y que fueron fusilados de un tiro en la nuca, tienen ahora un panteón en el cementerio municipal. Ayer los enterraron allí. Un epitafio los honra. "Aquí yacen 19 soldados españoles fusilados en 1937 por defender las libertades democráticas".