Buscar

martes, 11 de octubre de 2011

Memoria histórica en San Rafael


La Opinión de Málaga / FRANCISCO TORRES RODRÍGUEZ 11/10/2011
El cementerio de San Rafael de Málaga, clausurado en 1987, está situado en el distrito Cruz de humilladero, en el Oeste de la ciudad. En él se encuentra el mayor conjunto de fosas comunes de la Guerra Civil española y de la dictadura militar franquista. Se estima que contiene miles de personas asesinada, repartidas en fosas comunes detectadas por las excavaciones llevadas a cabo por voluntarios. Fue en el cementerio San Rafael donde se llevo a cabo la más grandes de las ejecuciones llevadas a cabo en nuestra Guerra Civil Española. En este campo santo de más de 70.000 metros cuadrados se encuentra el Holocausto de Málaga. Camiones del ejército rebelde entraban al cementerio lleno de prisioneros, como si fuera ganado para el matadero, los ponían a pie de fosa y lo ametrallaban. Otros eran traídos atados de pies y manos con alambres y de igual modo eran fusilados. Una vez ejecutados les pegaban un tiro de gracia. También traían presos muertos, ejecutados con garrote vil, niños, mujeres jóvenes y mayores eran fusilados sin piedad. Las tapias del cementerio fueron el lamento de miles de españoles, donde también se fusilaban sin piedad. Setenta y tres guardias civiles fueron fusilados por lealtad a la República y a la Guardia Civil en las tapias del Campo Santo. Las ejecuciones llevadas a cabo en el cementerio se prolongaron durante mas de dos décadas, según se desprende de las excavaciones que fechan inhumaciones que van desde el mes de febrero de 1937 al mes de mayo de 1957. La cifra da buena cuenta de la magnitud de la represión en el campo santo. Las fosas comunes y su cotejo documental demuestran que las ejecuciones se dilataron más allá del fin de la contienda, aunque de manera cada vez más dosificada.