Buscar

sábado, 7 de diciembre de 2013

Ceremonia laica para abrir el mausoleo de San Rafael

El presidente de la asociación Silencio y Olvido, José Dorado, ante el mausoleo. JESÚS DOMÍNGUEZ
El primer homenaje a los casi 5.000 fusilados será a finales de enero 

El Mundo - Francis Mármol 7/12/13 Málaga
La asociación Silencio y Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga perfila los detalles del homenaje que el mes que viene se rendirá a 4.840 personas fusiladas en Málaga durante la Guerra Civil. Será un homenaje sin precedentes en la historia democrática de España por la cantidad de restos humanos que albergará el monumento construido a tal fin y en el que se labrarán los nombres de casi la totalidad de los desaparecidos documentados, con visos de haber sido pasados por armas en las tapias del extinto camposanto de San Rafael, en aquellas infames fechas de 1937 sobre todo.

La asociación, que engloba a muchos de los familiares de desaparecidos, cuida y está mimando el espíritu que debe prevalecer en el acto del que ya se ha podido saber que será "laico, con invitación a todos los partidos y ciudadanos de Málaga y que pretende homenajear a todas las víctimas de la barbarie de una guerra, sin excepciones, ya que la pirámide también contendrá restos óseos de sacerdotes, guardias civiles o militares", explicó a EL MUNDO de Málaga su presidente, José Dorado, quien el próximo día 14 de diciembre recibirá a familiares en el monumento para explicarles cómo quedarán resguardadas las osamentas en su interior.

"No queremos que se convierta en un acto partidista, ni político, aunque tampoco será fácil evitar que el que quiera vaya con una bandera republicana o con un rosario. Pero todo nuestro afán ahora es no herir sensibilidades y dar por fin el merecido reconocimiento a las miles de personas que estaban ahí enterradas anónima e indignamente", agregó Dorado. 
 
Por ahora las obras del monumento, que coronará el futuro Parque de la Memoria, están tocando a su fin, si bien en estos días se esperan todavía las planchas de mármol con los nombres inscritos de los fusilados para que cubran la superficie de la pirámide diseñada como cámara mortuoria. 

El traslado de los restos sigue siendo una de las cuestiones guardadas con mayor celo por sus custodios, por razones de seguridad, y al hilo de esto también se ha sabido que el espacio tampoco será visitable tras la inauguración más allá de dos o tres fechas al mes fijadas por la asociación.

En este sentido, también llama la atención que el mausoleo estará vallado y probablemente protegido con alguna alarma ante posibles actos de vandalismo y no será totalmente abierto al público hasta que el Parque de la Memoria se realice al completo y quede como un espacio de concordia entre ciudadanos de diferentes ideologías y de repulsa a las guerras. Esta segunda actuación, de sumar el entorno como zona verde, está aparcada por cuestiones económicas por el Ayuntamiento de la ciudad, dueño del suelo, que por otro lado sí ha participado en similares cuantías en el proyecto del monumento junto a Junta de Andalucía y Gobierno central (éste último con una subvención otorgada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero). Su valor final ha sido de 181.000 euros.

La inauguración de esta pirámide funeraria se unirá a la protección de parte de las tapias donde cayeron fusiladas muchas de las víctimas de la Guerra Civil en Málaga, donde fueron especialmente cruentas sus consecuencias, y de algunas fosas que quedarán también señaladas como recuerdos históricos de lo ocurrido. 

En el debe también quedará realizar el cotejo de las pruebas de ADN de familiares, cerca de 500, con las de los restos encontrados y que la Universidad de Málaga dejó aparcadas por lo costoso de los métodos actuales y en espera de nueva financiación o test más baratos.