Buscar

lunes, 23 de diciembre de 2013

Memoria/Nochebuena


La Voz de Ronda 21.12.2013
Como todos los días desde el pasado mes de Julio hoy he ido al cementerio a ver la fosa común donde están nuestros familiares. He hablado con mi abuelo, Frasquito, el bueno, y le he dicho que estamos en nochebuena. Posiblemente sea su cabeza una de las tres que hemos visto en la cata número 4 en el sitio que mi padre siempre dijo que fue arrojado junto con sus compañeros Agustín Heredia, Antonio Avilés y 42 hombres y mujeres más aquella fría y oscura madrugada del 14 de Marzo del 1937.

Poco antes en la huía habían llegado andando hasta San Pedro Alcántara. Refugiados en El Ángel con otros miles de rondeños y serranos pasaron allí la navidad del 1936 con frío, hambre y temor. Tenían la esperanza de volver pronto a Ronda. Pensaban que los militares rebeldes y traidores pronto serían reducidos por los militares leales al pueblo español. Y así hubiera sido si no es por la ayuda de Hitler y Mussolini a Franco y sus compinches.

Así el 6 de Diciembre del 1936 tanto Alemania como Italia deciden enviar más tropas y armamentos a los fascistas españoles. El día 17 el Vaticano nombra como encargado de negocios ante los militares sublevados al cardenal Isidre Gomá Tomás. Y el día 19 de Diciembre, cinco días antes de la navidad, llegan a Cádiz 3.000 camisas negras italianos al mando del General Roatta.

La Nochebuena que es como siempre se llamó a esta fiesta era para todos una fecha especial: el solsticio de invierno. Para los cristianos es la Navidad celebración de la natividad-nacimiento de Jesús, igual que en otras religiones era, también el 25 de Diciembre, el nacimiento de Horus, Mithra, Buda, Attis, Zoroastro, Dionisio, Krishna, según Francisco A. Roja y J. Lewis Cohen nos han hecho saber. Para los demás es la celebración del Solsticio de invierno, día más alejado del sol, el de menor duración del año. Nadie sabe la fecha del nacimiento de Jesús pero en el año 345 la iglesia católica determinó que fue el 25 de Diciembre. De esta forma se cambió el antiquísimo rito pagano del nacimiento del nuevo año. Se eliminó la fiesta basada en la naturaleza y se transformó en una fiesta metafísica inventada. Pero sea como fuere esta época del año siempre ha sido celebrada por la humanidad, asociándola al calor del hogar, de la familia, de los seres queridos y en general de la expresión de la parte buena del ser humano. 

Pero el fascismo careciendo de alma y corazón es la excepción que solamente obedece a lo más vil y arcáico que hay en los hombres: el egoismo, la especulación, la mentira, la incultura, la muerte... y con este fin los camisas negras de Mussolini al mando de Roatta avanzaron por la costa creando junto con los militares franquistas y los moros las navidades más negras que se puedan recordar.

Todos estos pensamientos se me convertían en imágenes mientras miraba la losa que tapa las fosas donde están los mejores rondeños, hombres y mujeres, valientes, generosos y altruistas, que después de defender Ronda, sufrir los primeros bombardeos aéreos de la historia, sufrir las penalidades de la huía con la familia, volver engañados con la promesa de que al no tener delitos de sangre nada les pasaría...

Y pensaba en las 77 navidades, en las 77 nochebuenas que llevan en estas fosas por ser buena gente, por ser socialistas, por ser de la ceneté, mientras recordaba los homenajes con tantas flores, ramos y coronas, dos de las cuales, enviadas desde lejos por unos amigos chinos, una en rojo y la otra en tricolor, aún resplandecían con la luz de la luna que junto con el pinsapo han venido velando su memoria... tantas nochebuenas... tantos años... tantos años...

Por suerte y por el cambio de los tiempos ahora tenemos la ONU de parte de los pueblos de España y el plazo de un año dado al gobierno para dejar sin efecto la ley de amnistía e investigar las desapariciones forzadas cometidas durante el franquismo ya empezó el día 15 del pasado mes de Noviembre. Hoy quedan 329 días.

Francisco Pimentel
Asociación Memoria Histórica de Ronda