Buscar

sábado, 18 de enero de 2014

Memoria/Cripta

 
La Voz de Ronda 18.01.2014
Ronda estuvo en Málaga representada por nuestra asociación de la memoria histórica. Antes habiamos estado en varias inhumaciones, exhumaciones y homenajes modélicos: Menasalbas, Istán, El Marrufo, Teba, Peñón del Cuervo, todas ellas distintas y emotivas. Málaga fue el destino de muchísimos rondeños y serranos después de la heróica defensa y resistencia a las bárbaras fuerzas del fascismo. Málaga los acogió así como a miles y miles que llegaron de las comarcas de Antequera, de la Costa, del Campo de Gibraltar y de tantos pueblos que estaba colapsada. Cuando a pesar de la resistencia de las milicias populares, de carabineros y de guardias civiles leales a la república las tropas franquistas llegaron a Málaga la gente huyó en masa por la carretera hacia Almería. Allí hombres, mujeres, niños, jóvenes, viejos, fueron masacrados por los criminales, que luego gobernarían España, desde el mar, desde el aire y desde la sierra. Decenas de miles de personas indefensas que huían con lo puesto y poco más. Miles y miles quedaron allí muertos, reventados, destrozados. Miles consiguieron llegar a Almería. Miles quedaron atrapados antes de llegar a Motril y tuvieron que volver a Málaga para ver la muerte en forma de falangista con fusil.

No sabemos cuantos rondeños y serranos murieron en la carretera de la muerte, pero por los testimonios que oímos debieron de ser muchos. Tampoco sabemos cuantos fueron asesinados en Málaga. Las asociaciones de la memoria histórica y los historiadores de Málaga calculan que en las fosas de San Rafael arrojaron a más de 4.400 personas fusiladas en las tapias del cementerio. Pero no sabemos nada de cuantos murieron por los bombardeos y ametrallamientos en la carretera y ni siquiera dónde están sus restos. El fascismo estaba obsesionado con borrar la República, borrar su memoria y borrar la huella de sus crímenes y crear una sociedad esclava y sumisa que, como decía Hitler, durara otros mil años. Y la dominación global de los bárbaros.

Con la inauguración del monumento-cripta-pirámide la asociación contra el silencio y el olvido ha declarado que “las personas fusiladas en las tapias del cementerio de San Rafael se merecen la dignidad y el recuerdo. Hoy podemos cerrar un duelo que ha durado más de 75 años”. En la pirámide además del nombre de fusilados hay la siguiente leyenda: “La ciudad de Málaga en memoria de aquellos que perdieron su vida en defensa de la libertad y la democracia cuyos restos reposan en este panteón y otros lugares”.

Los sentimientos y el recuerdo fueron los dominantes en este homenaje en el que estuvieron varios políticos importantes: José Luis Ruiz Espejo, María Gámez, Rafael Rodríguez, Pedro Moreno Brenes que rindieron homenaje a nuestros mártires republicanos y Luis Carlos Abreu y Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, que fue muy abucheado al igualar “los muertos de los dos bandos”. También estuvo Ian Gibson que dijo “era mi deber estar aquí”. Al final se hizo un homenaje floral, se soltó una paloma blanca, se guardó un minuto de silencio y se interpretó una tristísima marcha fúnebre mientras un niño llevaba a la cripta una caja con objetos de las exhumaciones. Yo eché de menos al Director General de la Memoria Democrática Luis Gabriel Naranjo y a su asesor Juan Francisco Arenas y también nuestro vivísimo “Himno de Riego”.

La cripta es una gran sala de gruesos muros grises a la que se accede bajando por una escalera lateral. En grandes hileras están dispuestas las cajas con los restos de los 2.840 republicanos exhumados. El tejado a cuatro aguas es la pirámide que se ve desde el exterior. Para mí los principales protagonistas de hoy son nuestros héroes que cuan seres mitológicos hicieron frente a unas descomunales y bestiales fuerzas militares y las más de 2.000 personas y familiares de los fusilados que lloraban de emoción, que vinieron de toda España y de fuera para rendirles homenaje, desbordando todas las previsiones. Pero en Málaga y en toda España aún queda mucho para hacer valer la verdad, la justicia y la reparación que dignificará totalmente el nombre de nuestros antepasados republicanos y el nuestro también.

Por suerte y por el cambio de los tiempos ahora tenemos la ONU de parte de los pueblos de España y el plazo de un año dado al gobierno para dejar sin efecto la ley de amnistía e investigar las desapariciones forzadas cometidas durante el franquismo ya empezó el día 15 del pasado mes de Noviembre. Hoy quedan 301 días.

Francisco Pimentel
Asociación Memoria Histórica de Ronda
asociacionmemoriahistoricaronda@yahoo.es