Buscar

lunes, 10 de febrero de 2014

Memoria/Hu​ía

 
Francisco Pimentel - La Voz de Ronda 08.02.2014
El pasado Domingo día 2 de Febrero fue la marcha simbólica desde el centro de Málaga hasta el inicio de la antigua carretera de Almería. Era el segundo acto de los homenajes programados por la Junta de Andalucía para recordar a la sociedad la gran masacre que hicieron Franco, los falangistas y los fascistas italianos de Mussolini.
 
Ronda estuvo representada por 4 rondeños que en todo momento durante el trayecto de 2 horas pensamos en nuestros familiares y paisanos que huyendo del terror y el horror que los mafiosos habían desencadenado en toda la serranía se refugiaron primero en San Pedro Alcántara y otros pueblos y luego en Málaga. La marcha ayudaba a pensar en la valentía de nuestros pueblos que aislados y sin ayuda del gobierno de la república hacían frente al monstrúo fascista, que el día 6 de Febrero coloca tanques italianos en las cumbres de ventas de Zafarraya, desde donde el asesino coronel Manzzini domina la carretera de Almería.
 
Los dirigentes republicanos habían iniciado y continuaban con la evacuación de la ciudad, mientras las milicias mantienen fuertes combates con el ejército de Baturone al norte de Málaga. El coronel republicano Bolívar sabe que no tiene medios pero resiste para facilitar la evacuación. Es el día 7 de Febrero y las tropas italianas de Roatta y las monárquicas de Francisco de Borbón llegan por la costa a las puertas de la ciudad. El día 8 de Febrero continúa la evacuación. Mucha gente aterrada por la inminencia de la llegada de los asesinos, moros, italianos, violadores y los bombardeos huyen de Málaga hacia Almería. Miles y miles de personas, sobre todo mujeres, niños y ancianos que llevan lo puesto y poco más. Las tropas de Francisco de Borbón y los italianos se adueñan de una ciudad desierta y destruida por sus bombardeos. Después se dedican a perseguir y aniquilar a la gente que va huyendo hacia Almería, que ya están siendo bombardeados desde Zafarraya por los tanques italianos, desde el aire por los aviones franquistas y desde el mar por los buques Canarias, Baleares y Almirante Cervera. 
 
No se sabe la cantidad de huidos de Málaga. Se calcula que pudieron ser unos 150.000. La acción del ejército franquista sobre los huidos por la carretera de Almería provocó unos 5.000 muertos, la mayoría civiles. Un superviviente, Rosendo Fuentes, cuenta:  “Lo mismo que pasó en la carretera de Málaga-Almería lo he visto luego, y lo sigo viendo, muchas veces en el cine y en la televisión. Creo que lo que hicieron en Málaga fue como un ensayo de lo que posteriormente sucedió en otras guerras. Pero la primera vez que se atacó y bombardeó así a la población civil fue a nosotros, en aquella carretera: ocuparon Málaga y prepararon una trampa criminal a la salida».
 
Huía o Desbandá son las dos palabras que se están utilizando para definir o etiquetar el más sangriento acto de la agresión fascista contra un pueblo. En Ronda y Málaga siempre se ha dicho “la huía” con esa hache medio jota que usamos en Andalucía. Durante la marcha hemos hablado de esto y a muchos nos parece que “desbandá” es una palabra despectiva para definir “la huía”. Recuerdo haberla oido de pequeño en boca de fascistas o proclives para jactarse y mofarse de los que aterrados habían tenido que huir. Consultados diccionarios he aquí el resultado: DESBANDADA, Separación desordenada y en diferentes direcciones de un grupo de personas o animales. HUIDA, Alejarse de un lugar con rapidez por miedo o por otro motivo para evitar un daño o peligro. Está claro que semánticamente lo nuestro fue una huida y no una desbandada, por lo que en Ronda y en Málaga esperamos que se corrija. Por respeto a nuestras víctimas y al correcto uso del lenguaje. El pueblo nunca habló de desbandados sino de huidos.
 
Coincidiendo con la marcha de la “huía” el Relator especial de la ONU Pablo de Greiff ha expresado una impresión muy negativa para su evaluación sobre los crímenes franquistas: “Aquí estamos hablando de derechos fundamentales y no de instrumentalización partidista”. “La única forma de ser leal a su víctima familiar es manteniendo su memoria viva”. “Mientras la gente no tenga el mínimo reconocimiento de sus muertos, el agravio es permanente...”
 
Por suerte y por el cambio de los tiempos ahora tenemos la ONU de parte de los pueblos de España y el plazo de un año dado al gobierno para dejar sin efecto la ley de amnistía e investigar las desapariciones forzadas cometidas durante el franquismo ya empezó el día 15 del pasado mes de Noviembre. Hoy quedan 280 días.
 
Francisco Pimentel
Asociación Memoria Histórica de Ronda