Buscar

jueves, 27 de noviembre de 2014

Pimentel abandona la huelga de hambre tras crear la Junta una comisión para las exhumaciones

Ver vídeo
Carlos J. García 26/11/2014                     
El presidente de la Asociación de Memoria Histórica de Ronda, Francisco Pimentel, ha abandonado este martes la huelga de hambre que secundó durante once días a las puertas del cementerio de Ronda en protesta por las exhumaciones que la Junta de Andalucía pretende realizar en el camposanto rondeño. Según explicó ante la prensa, ha tomado la decisión tras que la Dirección General de Memoria Democrática, impulsora de estos trabajos y al frente de la cual está IU, se haya comprometido a crear una comisión de seguimiento de las exhumaciones. Según ha sabido RONDA SEMANAL, un asesor del director general se reunió este fin de semana con Pimentel; esta mañana, el propio director general, Luis Naranjo, le ha llamado por teléfono para comunicarle esta decisión. Tras ello, Pimentel tomó la decisión.
 
La constitución de dicha comisión tendrá lugar este próximo 10 de diciembre, a las 17.00 horas en el Ayuntamiento de Ronda. Pimentel ha asegurado que los trabajos de exhumación no se iniciarán antes de que se reúna esa mesa, de la que formarán parte la propia asociación de familiares, junto a la dirección general de la Junta, así como los partidos políticos que forman parte de la corporación municipal: "Vamos a proponer, primero, que se hagan entrevistas con los familiares, tanto con los 150 que forman parte de la asociación como con aquellos otros que, por miedo aún o incluso vergüenza, se han mantenido en silencio; tras ello, deberán tomarse pruebas de ADN a esos familiares. La Junta nos deberá garantizar que los huesos que se obtengan, tendrán un trato adecuado, y quedarán custodiados por supuesto en féretros, y situados en un lugar idóneo, que no puede ser ninguna caseta de obra o ningún sótano". Pimentel dijo que el objetivo no es otro que "impedir que en Ronda ocurra lo que pasó en Málaga, donde después de siete años, los huesos han estado de un sitio para otro y ya es imposible conocer a quién pertenecen porque no hay rastro del ADN, que se ha deteriorado".
 
En torno a la polémica mayor, la cantidad de dinero que la Junta destinará a este proyecto, 17.000 euros que el colectivo calificó como "ridículos" para unas fosas, las de Ronda, donde habría restos de al menos 1.700 represaliados", el presidente del colectivo de Memoria afirmó que "lo único que pedimos es que las cosas se hagan bien. Y vamos a estar vigilantes aunque tenemos el compromiso de que se harán bien", aseguró sin ofrecer otros detalles.
 
Tras los 11 días sin comer, bebiendo líquidos únicamente, Pimentel, de casi 70 años, afirmó que se encuentra "ciertamente regular". Tras abandonar la huelga de hambre, "con los nervios ya más relajados", "me estoy dando cuenta de lo fastidiado que estoy. Me flaquean las piernas y me duele mucho la cabeza. Estoy débil, pero lo podré superar", afirmó, tras asegurar que "hubiera seguido adelante, porque estaba dispuesto a seguir pasara lo que pasara", si no se hubiera alcanzado este acuerdo de mínimos.
 
"No podíamos permitir que los desentierren de cualquier manera; a nuestros abuelos y nuestras mujeres, a nuestros jóvenes asesinados por el fascismo, los mataron de cualquier manera, y los tiraron a las fosas de cualquier manera. Teníamos la obligación de hacer justicia con ellos". Pimentel concluyó asegurando que "antes, como ahora seguimos haciendo nosotros, ellos pedían pan, trabajo y libertad; eran hombres honestos, los mejores de la sociedad; republicanos, socialistas, andalucistas... y murieron defendiendo Ronda. Es el momento de la verdad, la justicia y la reparación", concluyó.
 
El colectivo de Memoria reunirá en asamblea a sus socios, familiares todos ellos, el próximo 5 de diciembre.