Buscar

miércoles, 7 de enero de 2015

Memoria/Asamblea

Lápida en la fosa de Ronda
 
Francisco Pimentel - La Voz de Ronda 03.01.2015
La asociación memoria histórica de Ronda y Serranía celebró asamblea el 19 de diciembre para informar de las últimas gestiones y especialmente de la reunión tenida días antes en el ayuntamiento para la constitución del comité rondeño para el control del proceso de exhumaciones de nuestras fosas, según lo convenido con Luís Naranjo director general de memoria democrática de la junta de andalucía. Como ya dije esta reunión fue un total fracaso porque en contra de lo convenido Naranjo, Arenas y sus siete acólitos vinieron a imponer la chapuza que ya tenían planeada y evidentemente, como les dijo nuestra secretaria Maricarmen Ruiz: ¿para qué estábamos allí reunidos?

Rota la huelga-protesta, rota la constitución de un comité rondeño, rotas las propuestas de la asociación para empezar por donde hay que empezar, nos quedaba el recurso de convocar una asamblea y que en ella se decidieran, ahora con más tiempo, los pasos a seguir para salvaguardar la dignidad de nuestros familiares vilmente asesinados por el fascismo y ahora víctimas de un intento de vil exhumación con tintes electoralistas y de reparto de prebendas entre correligionarios.

En esa asamblea quedó patente que Ronda, los pueblos de la Serranía y otros que tienen aquí desaparecidos-sepultados a sus paisanos están dispuestos a evitar que en nuestras fosas ocurra lo peor: sacar sin dignidad ni sentimientos los huesos de nuestra gente. Llevamos toda la vida deseando recuperarlos, tanto los que aún estamos vivos como los familiares que ya han desaparecido y que nos dejaron el encargo de su deseo de rescatarlos, honrarlos y que sean inhumados con ellos. Sin embargo ahora nos vemos, después de 78 años, con la terrible paradoja de desear que los dejen como están, hasta que no se den las garantías que demandamos, porque no queremos exhumaciones de cualquier manera.

Por otro lado la falta de recursos económicos por la crisis es menos creible cuando vemos como el gobierno de Mariano Rajoy financia una costosa repatriación de los restos de la División Azul y niega toda ayuda a las víctimas del franquismo. El Ministerio de Defensa está financiando la repatriación de los restos de los españoles que lucharon del lado de la Alemania de Hitler que contrasta con la negativa persistente de financiar la recuperación de los restos de los miles de españoles asesinados y enterrados en fosas comunes por los golpistas franquistas y su dictadura militar. Así que por un lado el gobierno tiene financiación para unos españoles, supuestamente de derechas, aunque muchos fueron "voluntarios-obligados" y por otro lado se ha eliminado hasta la oficina de la memoria histórica que creó J.L.R.Zapatero, y los escasos recursos que la Junta de Andalucía ha destinado para tal fin son utilizados de una manera sectaria, partidista y electoralista que producen el efecto contrario a la recuperación de la memoria histórica y la dignidad de nuestros mejores hombres y mujeres: la desaparición de sus restos y de las referencias que los familiares hemos guardado durante 78 años.

En la asamblea hemos acordado estar vigilantes. Esperamos que la sensatez sea recuperada por la DGMD de la Junta de Andalucía y no haya necesidad de recurrir a nuevas acciones de protesta. Pero esta vez en la asamblea ha sido propuesta y aceptada que en caso necesario la protesta se hará en las fosas y comenzará por un llamamiento general a los familiares de Ronda y la Serranía para impedir la tropelía, que es un acto de abuso de poder.

Los familiares no queremos ninguna utilización de nuestros muertos. Solamente queremos recuperarlos y enterrarlos dignamente para que tengan verdad, justicia y reparación. No queremos que a la infamia de su desaparición mafiosa, ahora se añada otra injusticia sacando sus restos de cualquier manera. Los familiares queremos que se haga un proyecto total de exhumación de los 1.607 fusilados documentados aunque su duración pueda prolongarse algún tiempo, queremos el llamamiento y contacto con todos los familiares vivos para informarles y que nos informen al mismo tiempo que se toma su ADN creando un banco de datos, hacer una búsqueda exhaustiva en archivos que complemente la información oral y documental existente, tener un lugar de custodia para los ataudes y laboratorio de estudio antropológico y realización-cotejo de los ADN. Todo esto en el orden expresado para empezar las exhumaciones con las garantías que los familiares y la sociedad rondeña pedimos para la dignidad de nuestros antepasados. Esto evitaría agravios y daría esperanza a todos los familiares. Queremos curar nuestras heridas de la guerra civil. No queremos más dolor y por eso estamos en vigilia.

Francisco Pimentel
Asociación Memoria Histórica de Ronda
Grupo Facebook: memoria historica de Ronda