Buscar

domingo, 8 de febrero de 2015

La Plataforma Málaga Republicana quiere sentar a los responsables de la matanza en el banquillo

 
La Opinión de Málaga - José Antonio Sau 08.02.2015
Hace 78 años de aquella masacre, pero aún hoy siguen espeluznando los datos: 150.000 personas, según los estudios, emprendieron la huida por la Carretera de Almería desde Málaga hasta la provincia del Levante andaluz para evitar caer en manos de las tropas franquistas a partir de febrero de 11937, cuando la capital cayó. Barcos y aviones del Generalísimo, así como italianos y alemanes se dedicaron a asesinar a personas indefensas, de forma que cayeron –los estudios no se ponen de acuerdo– entre 10.000 y 20.000 personas, constituyendo el episodio un monumento a la barbarie. Ayer, dos marchas simultáneas recordaron a los caídos, en ambos se leyeron manifiestos y se condenó lo que hoy se conoce como La Desbandá.
 
Por la mañana, se celebró una de las marchas conmemorativas en la que participaron el director general de Memoria Democrática, de la Junta de Andalucía, Javier Giradles Díaz, y el delegado de Gobierno en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, de forma que a las 12.00 horas intervinieron en el homenaje a las víctimas que se hizo en el Peñón del Cuervo (Lugar de Memoria Histórica de Andalucía).
 
Por otro lado, la Plataforma Málaga Republicana se presentó ayer en sociedad con otra marcha en recuerdo de las víctimas de la Carretera de Almería. Con el eslogan Contra la impunidad 1937-2015, la marcha, en la que según la portavoz del colectivo, la concejal de IU en Málaga, Ana García Sempere, participaron más de un millar de personas de dieciséis colectivos distintos, partió de la plaza del Obispo a las 10.30 horas de la mañana y llegó al Peñón del Cuervo pasadas las 13.00 horas.
El coordinador provincial de IU, José Antonio Castro, y el concejal de la coalición en el Ayuntamiento, Eduardo Zorrilla, también participaron.
 
García Sempere aseguró que la idea que presidió el acto era homenajear a las víctimas y presentar esta plataforma.
 
Antes de empezar, se repartió un manifiesto en el que se informaba de que se están buscando ya caminos legales para tratar de sentar a los culpables en el banquillo de los acusados «por delitos contra la Humanidad». «Queremos llegar al Tribunal de la Haya y, aunque los responsables ya no se les pueda enjuiciar, pretendemos llevar ante los jueces al Estado español, al Ejército y a las repúblicas de Italia y Alemania», precisó. No en vano, ya han hablado con una plataforma catalana que ha iniciado trámites parecidos.