Buscar

sábado, 12 de septiembre de 2015

Teresa Rodríguez cree "vergonzoso" que Memoria Histórica esté adscrita a Cultura

Captura de pantalla de la Web de la Junta de Andalucia donde esta adscrita la Memoria Democratica dentro del apartado "Historia y tradiciones de Andalucia"

Sevilla, EFE 11/9/15
La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha calificado de "vergonzoso" que, en la Junta de Andalucía, la dirección general de Memoria Histórica esté adscrita a Cultura en vez de estarlo a la Consejería de Justicia.

La Memoria Democrática está adscrita a Cultura "como si estuviéramos hablando de patrimonio o de restos arqueológicos cuando de lo que estamos hablando es de justicia", ha señalado Rodríguez al confiar en que el debate sobre estas políticas se abra pronto en Andalucía.

Rodríguez, que ha participado en un acto en los Juzgados de Sevilla, de apoyo a la causa abierta por una juez en Argentina por crímenes cometidos en el franquismo ha señalado que "algo pasa en un país cuando los crímenes de lesa humanidad se tienen que investigar en Argentina a miles de kilómetros de distancia; es una cuestión de derechos humanos no sólo de memoria, de justicia aquí y ahora".

La líder andaluza de Podemos ha abogado por que estas causas puedan culminar antes de que testigos directos "de delitos que han hecho que España sea segundo país después de Camboya en fosas comunes" desaparezcan, en alusión a los dos testigos oídos hoy en un juzgado sevillano por esta causa abierta en Argentina, dos hombres de algo más de ochenta años, hijos de represaliados por el régimen franquista.

Teresa Rodríguez ha pedido para las víctimas del franquismo "un estatus similar" al de las víctimas del terrorismo, ya que se "trata de muertos por la democracia, por las libertades y por el pluralismo".
"El Estado español tiene mucho de lo que avergonzarse cuando los relatores de Naciones Unidas hacen referencia al incumplimiento permanente de las recomendaciones que se le hacen al Estado español para investigar y establecer justicia y reparación por los crímenes del franquismo y de la guerra", ha añadido.

"Somos una sociedad democrática lo suficientemente madura a estas alturas, después de casi cuarenta años de democracia, para asumir de frente lo que ocurrió y establecer justicia con los familiares (de las víctimas) y con el conjunto de la sociedad española; es un trauma del que tenemos que salir", ha concluido.