Buscar

viernes, 21 de noviembre de 2014

El presidente de la Asociación de la Memoria Histórica de Ronda lleva cinco días sin ingerir alimentos


La Opinión de Málaga  20.11.2014
El presidente de la Asociación de la Memoria Histórica de Ronda, Francisco Pimentel, se ha declarado en huelga de hambre para reclamar más dinero para el proyecto de la Junta de Andalucía de exhumar las fosas comunes del cementerio de San Lorenzo, dotado con 17.000 euros.
 
Según explicó Pimentel, que a sus 70 años cumple su quinto día de huelga, «la cuantía que pretenden destinar a Ronda es insuficiente para abrir las fosas, extraer los restos de al menos 1.700 represaliados e identificarlos».
 
Añadió que «si no hay dinero suficiente para actuar en las fosas de manera correcta, que dejen a nuestros familiares donde están», además explicó que «los restos pueden dañarse si los trabajos se hacen de cualquier forma».
 
Asimismo, el presidente de la Asociación de la Memoria Histórica manifestó que «no podemos dejar que se haga política con nuestros muertos. El objetivo de esta acción tiene que ver con la idea de Izquierda Unida de negociar con el dolor de las víctimas de la Guerra Civil».
 
En lo que respecta a su estado físico, Pimentel señaló que «las piernas empiezan a flojear», pero que se encuentra con ánimo, al mismo tiempo que aseguró que no va a dejar la huelga hasta que «frenen el proyecto».
 
Por su parte, el director general de la Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Luis Naranjo, declaró a Efe que «la huelga de hambre emprendida por Francisco Pimentel no tiene argumentos, pero respeto su decisión». Además, Naranjo aseguró que «el proceso de exhumación en Ronda, al igual que en el resto de localidades, se hace siguiendo todos los procedimientos técnicos fijados por Ley». Reconoció que «17.000 euros es poco dinero, pero de la manera que planteamos el proyecto es posible», además dijo que Ronda es una de las ciudades que cuenta con mayor inversión para las exhumaciones.
 
Finalmente, manifestó que las familias les han pedido que se hagan las exhumaciones, ya que «las víctimas de la Guerra Civil pertenecen a todos y la Junta es la responsable de hacer frente».