Buscar

miércoles, 19 de noviembre de 2014

En huelga de hambre el presidente de la Asociación de Memoria Histórica de Ronda

Ver video:
 
Carlos J. García  17/11/2014       
Con una enorme pancarta, bajo una especie de casa de campaña a las puertas del cementerio de San Lorenzo, se ha instalado para quedarse allí, en huelga de hambre, el presidente de la Asociación de Memoria Histórica de Ronda, Francisco Pimentel. “No queremos que nadie haga política ni negocio con nuestros muertos”, reza el enorme cartel. Pimentel está dispuesto a hacer ruido contra la intención de la Junta de Andalucía de exhumar algunos restos de represaliados durante la guerra y la posterior dictadura.
 
“O lo hacemos bien o no se hace. Se trata de dignificar a nuestros muertos, y no desenterrarlos de cualquier manera para menear los huesos sin ningún fin, sin identificación ninguna, con el claro objetivo de que alguien se ponga alguna medalla, claramente en la búsqueda de réditos electorales, con lo que no estamos de acuerdo”, afirmó Pimentel. El presidente del colectivo de familiares, que únicamente beberá agua, criticó nuevamente que la Junta vaya a destinar únicamente 17.000 euros al anunciado proyecto de exhumación: “Si no fuera trágico, sería de risa pensar que con eso se pueda hacer algo más que abrir un boquete para sacar unas calaveras y exhibirlas en fotos como trofeos, cuando hay 1.700 muertos, como mínimo, enterrados en Ronda”.
 
Pimentel hizo coincidir ayer viernes el inicio de su protesta con el acto organizado por la Junta a las puertas del cementerio tras convertirse el camposanto rondeño en uno de los llamados ‘Lugares para la Memoria’, unos 30 en Andalucía, “desde cunetas, hasta cárceles o cementerios”, lugares “contra el fascismo; cada placa que ponemos es un grito contra el fascismo, una barricada en la calle contra el fascismo. Este espacio debe ser ocupado socialmente; no es de la Junta ni del Ayuntamiento, sino de la ciudadanía. Os convocado a traer a familiares y amigos, sobre todo a los jóvenes, para que aprendan que la hidra de mil cabezas del fascismo está todavía viva y puede resucitar en un omento en que de nuevo se nos roban la libertad y la justicia”, dijo en el acto Luis Naranjo (IU), el director general de Memoria Democrática de la Junta. Le acompañó el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo (PSOE).
 
Preguntado Naranjo por la protesta de Pimentel, dijo que “no tenemos más dinero, y queremos exhumar con poco presupuesto en todas las provincias andaluzas. Los 17.000 euros previstos para Ronda serán suficientes de la menara en que nosotros enfocamos estos trabajos, contando con el voluntariado de mucha gente. En la memoria hay mucha gente, antropólogos, sociólogos o historiadores que casi trabajan de balde. Seremos capaces de hacer muchas cosas”, afirmó.